APAGANDO EL FUEGO EN RURRENABAQUE: Un Relato Detallado de Solidaridad y Desafíos

En octubre, la Fundación KPN se sumergió en una misión humanitaria hacia Rurrenabaque, Beni, Bolivia, donde voraces incendios consumieron millones de hectáreas de vegetación. Este artículo documental ofrece una mirada detallada a la experiencia vivida durante esta visita llena de desafíos.

La historia inicia cuando la Fundación KPN capacitó a los guardaparques de la reserva Pilón Lajas. Este entrenamiento reveló la maravillosa biodiversidad de la región, contrastando con la extrema pobreza de las comunidades circundantes, careciendo incluso de servicios básicos y afectadas por la devastadora minería.

Frente a los incendios que asolaron la región este año, la Fundación KPN respondió, desplazándose para respaldar a los guardabosques, comunarios y a los valientes bomberos voluntarios que enfrentaron un fuego que persistía implacable durante dos meses. Sabrina Cuéllar Rodríguez relató cómo, al llegar, fueron recibidos por Álvaro Segovia, director de Guardabosques de Pilón Lajas, quien describió la agotadora lucha de su equipo y la frustración ante la intensidad del fuego.

Durante la visita, se destacó la valentía de las personas que se lanzaron a combatir las llamas, aunque carecían de equipos adecuados para hacerlo de manera efectiva. La falta de recursos se hizo evidente, pero también la determinación de aquellos que se arriesgaban por salvar sus hogares y entorno natural.

Durante esta visita fue evidente el impacto de la sequía, convirtiendo la región en un terreno propicio para la propagación del fuego. Por lo que al día siguiente se dirigieron a una comunidad indígena, la del 02 de agosto, donde la población había trabajado incansablemente para proteger sus casas y su escuela durante la noche.

La travesía en bote hacia Carmen Florida revela el compromiso de Luz, una enfermera local, quien coordinaba donaciones y se unía a la lucha contra el fuego en su comunidad. El camino hacia Carmen Florida, con sus habitantes afectados por la pérdida de cultivos y la escasez de alimentos, destaca la dura realidad que enfrentan.

También se destaca la labor heroica de la Sra. Maritza, quien, junto con diversas fundaciones como Alas Chiquitanas, Ríos de Pie y Tunari sin Fuego, garantizaba la distribución constante de alimentos a las comunidades necesitadas. Estas iniciativas fueron de mucha importancia para contrarrestar la escasez alimentaria en medio de la tragedia.

Al irnos de la comunidad Carmen Florida, la Vicepresidenta nos dejó una tarea, destacando la necesidad de reunir 2,100 pares de chinelas para las 23 comunidades indígenas del Río Beni. Fundación KPN invita a todos a unirse a esta noble causa, recordando que cada contribución, por pequeña que sea, puede marcar la diferencia en la vida de estas comunidades afectadas.

Todos podemos ser parte de esta bonita campaña, todos podemos dar un granito de arena y lograr grandes cosas en la tierra, desde Fundación KPN te invitamos a que te unas a la campaña y nos apoyes para llevar chinelas a las comunidades de Bolivia.

Scroll al inicio